Menú diari - Plats combinats - Tapes casolanes - Pizzes - Entrepans

972 324 614 - 627 567 290     

Videos Fotos Web F.C.B.
Calendari

972 324 614 - 627 567 290

Semana trágica blanca, seis días para la historia

Semana trágica blanca: seis días para la historia

Barça y Ajax redujeron a cenizas el sueño del triplete del Real Madrid en el Santiago Bernabéu

En el día del 117 aniversario del club, Florentino Pérez se encuentra con equipo hundido y sin objetivos

Decir que este miércoles es el día más tristes de la historia de una institución con 117 años de existencia puede resultar exagerado. Pero no sería tan desorbitado catalogarlo de 'aniversario negro' para un Real Madrid que este 6 de marzo de 2019 cumple años tras una semana trágica coronada el martes, como recoge la prensa internacional.

El proyecto de Florentino Pérez para la temporada 2018/19 ha quedado tocado y hundido por el FC Barcelona y el Ajax de Ámsterdam en tres duelos disputados en seis días que han reducido a cenizas el sueño merengue del triplete en la Liga, la Copa y la Champions, encadenando de propina el cuarto título europeo consecutivo.

PIES DE BARRO

Unas aspiraciones en consonancia con la dimensión de un gigante como el Real Madrid, pero no con los argumentos futbolísticos de la plantilla. Zinedine Zidane, tan brillante sobre los terrenos de juego como astuto en los banquillos, intuyó el desastre y presentó la dimisión cuando todavía recogían el confeti de los festejos de la 'décimotercera' en Chamartín. Cuando 'Zizou' tomó las de Villadiego, Cristiano Ronaldo ya había anunciado su 'espantada' a la Juventus...

La respuesta de Florentino fue desmontar la selección española y 'birlarle' el entrenador (Julen Lopetegui), fichar jugadores de un nivel medio (Odriozola, Mariano) un buen portero que ya tenía (Courtois) y una promesa con etiqueta de indiscutible por Real Decreto (Vinicius Junior). ¿Pérdida de estrellas? ¿Falta de gol? Que asuman su responsabilidad Gareth Bale y Karim Benzema...

RELEVO FALLIDO

Lopetegui no aguantó el primer envite de la temporada, el 5-1 del Camp Nou, y Santiago Hernán Solari se puso al frente de la plantilla para mantener el relato madridista.

La conquista del asequible Mundial de Clubes alimentó la caldera mediática hasta llegar a la semana del 27 de febrero al 5 de marzo: tres partidos en seis días en los que el Real Madrid se jugaba el pase a la final de la Copa, las opciones en la Liga y el pase a los cuartos de la Champions. Los rivales, Barça y Ajax, pero en el Santiago Bernabéu...

Quizás en pocas ocasiones la denominación 'Torneo del K.O.' se adaptó mejor a un partido como el clásico de la vuelta de semifinales de la Copa del 27 de febrero. El 1-1 de la ida dejaba en ventaja a Benzema y compañía, pero un Barça más gris de lo habitual pero muy eficaz lo fulminó con un contundente 0-3.

TOCADO

Tres días después, el 2 de marzo, y mientras desde los despachos de Concha Espina plañían por el duro calendario, Solari volvía a recurrir a sus mismos pretorianos, con un agravante: el indolente Gareth Bale entraba en el once en lugar del esforzado Lucas Vázquez.

Por contra, Valverde reforzó el perfil estilístico de su once incorporando a Arthur, con lo que el Barça recuperó su personalidad, su juego y se impuso por un ajustado 0-1 en el marcador pero contundente en el césped.

La derrota quemaba las esperanzas del Madrid en la Liga, alejado del Barça en 12 puntos (más el del goalaverage). Pero además, hacía temblar los cimientos de Chamartín pues el máximo rival había ninguneado al equipo con un Leo Messi en versión terrenal

HUNDIDO

Último acto de la tragedia, mismo escenario, nueva fecha (5 de marzo), diferente rival (Ajax), tercer título en juego (Champions)... El joven Ajax liderado por Blind, De Jong, Ziyech o Tadic, el equipo más similar que pueda existir al Barça, ofreció un recital de alta escuela holandesa ante un atónito Santiago Bernabéu.

El 1-4 es incontestable y las vergüenzas merengues quedan en evidencia como nunca. Bale y Benzema junto nunca serán Cristiano Ronaldo. Vinicius Junior es un proyecto. Isco, Marcelo y Mariano siguen sin contar para la causa. Y el capitán Sergio Ramos, desde su palco, contempla con horror qué caro han pagado su acto de soberbia en el Johan Cruyff Arena, cuando forzó la tarjeta amarilla.